Mejores Vestidos Dama de Honor

Cuando la Novia quiere elegir el color de sus Damas de Honor pero no quiere imponer

Cuando conversamos con nuestras novias por primera vez sobre sus vestidos de Damas de Honor, por lo general ya vienen con un color decidido o una paleta definida. Sin embargo muchas se enfrentan a que algunas de sus amigas no se sienten cómodas con el color elegido.

Es normal que esto ocurra, y que la novia no quiera sentirse que impone.

Nuestra respuesta en estas situaciones es la siguiente. Perinola nace desde la consciencia de que todas somos únicas, y nuestra misión es promover la autenticidad. También creemos que todas podemos llevar cualquier color, y  aunque pueda que un color te resalte más que otro, hay muchos mitos falsos. Como por ejemplo, que una persona muy blanca y rubia no le quedan bien los colores pasteles. Pero si hubiera nacido durante el Rococó, estuviera colgada en un museo como oda a la belleza. 

Lo mismo pasa con las tallas. El ideal de talla de cuerpos ha variado durante el tiempo. Dicho esto, creemos que cada una es libre de expresarse dentro de la gama de posibilidades que nos ofrece el Arte del Vestir. 

Ahora bien, dentro de la TRADICIÓN de Damas de Honor, al aceptar la propuesta de nuestra amiga, para que la acompañemos en el día de su matrimonio, DECIDIMOS, por un solo día, formar parte de su CORTEJO.

Esto quiere decir que no asistimos a la boda como individuo si no como parte de un grupo, del clan de la novia. Nuestro regalo es  "acompañarla" de un modo más especial ese día.

Cuando aceptamos ser parte de sus Damas de Honor, en nuestra opinión, es un acto de amistad y de humildad. El vestido que llevamos ese día cumple una función más trascendental que la de expresarnos de modo individual. Es un acto que trasciende nuestro Ego para acompañar a nuestra amiga y contar, a través de nuestra presencia, su historia.  

Ajá! Pero tampoco se trata de ser el bufón de nuestra amiga y ponernos una cosa espantosa, porque tampoco queremos estar incómodas y pasarla mal (como me pasó con el cortejo de una amiga en el que se me caía a pedazos el tejido y la lentejuela me raspaba los brazos, o un vestido en el que parecía que llevaba un traje de baño solo).  Por eso, nosotras desde Perinola, hemos intentado dar con diseños que cada una pueda adaptar a su cuerpo, para respetar la individualidad de cada una, pero que desde el Amor, acompañemos a nuestra amiga como su Cortejo, y nos involucremos por un día en algo más grande que YO. 

En las bodas lo que celebramos es la UNIÓN, es el AMOR, lo que todo lo une, lo que nos hace UNO. Por amor no nos vamos a poner una bolsa en la cabeza, pero dejemos elegir a la novia al menos el color con el que ella se identifique, y si eligen Perinola, no tendrás que preocuparte por nada más. 

 

Porque la vida es un juego... 

Back to blog

Leave a comment

♡ Contáctanos ♡